El Fuero de Madrid de 1202

El Fuero Viejo es quizás el documento más imponente de Madrid. Contiene las leyes por las que se rigió su vecindario y que permitieron el crecimiento y desarrollo de la población dentro de una adecuada convivencia social.

Fue redactado por el propio Concejo de Madrid y ratificado, no sabemos si con agrado o a la fuerza, por el rey Alfonso VIII en 1202. Comenzaba así: «El Espíritu Santo nos asista con su gracia. Aquí comienza el Libro de los Fueros de Madrid del que aquí los ricos y los pobres vivan en paz».

Contiene 108 disposiciones o leyes y reúne las costumbres por las que se venía rigiendo el vecindario desde la Reconquista de Alfonso VI, un siglo y cuarto a trás. Engloba también los privilegios otorgados por los propios reyes hasta la fecha en que se escribe el Fuero.

Sus disposiciones se encaminan a establecer los principios de un gobierno templado y sólido, justo y reparador, cuando las circunstancias y la diversa condición de las personas lo permitan. El Concejo de Madrid, concejo abierto, se reunía a «campaña tañida» con la concurrencia de todo el vecindario y celebraba estas reuniones en un extenso corral de la parroquia de San Salvador, situado donde hoy se inicia la calle de Señores de Luzón.

Solicitamos tu permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento de Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Te recomendamos que accedas a nuestra políticas de cookies y revises las cookies que estamos utilizando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar