Salud e higiene en el S. XIX

En la segunda mitad del S. XIX, salud y enfermedad son ideas paralelas. La medicina experimental adquiere el protagonismo necesario y el hombre alcanza conciencia de que no basta con saber curar enfermedades, sino que es tan importante o más cortar las vías de transmisión, aportando medidas encaminadas a conseguir el bienestar del ciudadano.

No será hasta los alrededores de 1870 cuando desaparezca el arroyo ubicado en el centro de las calles madrileñas, auténticos canales por los que drenaban las inmundicias y cochambres vecinales al grito de ¡Agua va!

La canalización de Madrid a manos del Canal de Isabel II mejorará la calidad de vida de los madrileños. Pero la elevada mendicidad era otra de las causas por las que se propagaban las enfermedades contagiosas.

Este artículo trata de la alta morbilidad, de las instalaciones hospitalarias, de la beneficencia pública y de cómo eran los inviernos en aquellos tiempos. En este contexto tan duro se nos retrata al Madrid del siglo XIX.

Solicitamos tu permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento de Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Te recomendamos que accedas a nuestra políticas de cookies y revises las cookies que estamos utilizando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar