Higiene y belleza en el Madrid de 1900

tocadorDesde finales del S. XVIII comienza a imponerse la idea de que una mala higiene permite una mayor proliferación de las enfermedades. Hasta ese momento, la higiene, había formado parte junto con la medicina legal, de la llamada medicina pública.

En el S. XIX se refunda como ciencia profiláctica y disciplina médica independiente para combatir enfermedades tan urbanas como la fiebre amarilla o el cólera- morbo. Es el momento en que las autoridades toman conciencia de los problemas que acarrea la falta de higiene y apuestan por la prevención.

Las grandes ciudades como Madrid empiezan a invertir en alcantarillados llegando el agua corriente a barrios e incluso casas vecinales. El ensanche urbanístico de Castro favorece, en este contexto, el levantamiento de calles, acometidas de aguas y la planificación cuidadosa de los flujos subterráneos de aguas limpias y sucias.

Cecilia Casas, autora de este interesante artículo, nos cuenta cómo era la higiene en el cambio de siglo, el proceso de transformación que pasó de la tradición a la modernidad, cuáles eran los hábitos a la hora de bañarse, los cosméticos y los objetos del tocador.

Solicitamos tu permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento de Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Te recomendamos que accedas a nuestra políticas de cookies y revises las cookies que estamos utilizando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar