El Corpus Christi

procesion del corpusMadrid es un pueblo extraordinario, que ha sabido conciliar lo divino y lo humano con rara habilidad. Así ha ocurrido con la celebración del Corpus, fiesta religiosa por antonomasia en la que en el pasado no faltaban los elementos populares, algo escandalosos para los más devotos.

Hoy las notas grotescas, que evocaban a los enemigos de Dios y de la Iglesia, constantemente atacados y vencidos por las virtudes cristianas, así como el ingenio literario y el gusto artístico de otros tiempos, han sido sobrepasados por el rigor piadoso atrincherado en torno a la custodia que durante siglos viene desfilando por nuestras calles.

El culto al Santísimo Sacramento, con el nombre de Corpus Christi data del primer tercio del siglo XIII. El piadoso Robert Thorete, obispo de Lieja, instituye la celebración en su diócesis en 1246, creando una procesión anual un jueves después de la Pascua de Pentecostés, con el Señor Sacramentado entronizado en un gran y rico relicario de plata y oro, conducido bajo palio a hombros de seis u ocho sacerdotes vestidos de sobrepelliz y capas de coro (su primer evento se remonta al 5 de junio de 1249). Este artículo de José Mª Ferrer González recoge la historia de esta festividad desde sus orígenes hasta nuestros días.

Solicitamos tu permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento de Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Te recomendamos que accedas a nuestra políticas de cookies y revises las cookies que estamos utilizando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar