La Plaza de Santa Ana en la historia de la masonería

Santa Ana sumarioPlaza abierta al sol y los cielos múltiples de Madrid, como parecen atestiguar las esculturas que coronan el edificio de su número 4, y que como en remedo de las esculturas que ponen figura a la Aurora y al Ocaso en la tumba de Lorenzo de Médicis gracias al talento de Miguel Ángel, saludan de lunes a domingo y de Este a Oeste la evoluciones del astro rey.

La plaza de Santa Ana ha sido innumerablemente descrita, glosada y hasta poetizada. En estas páginas se ofrece una nueva perspectiva de la historia y del significado de esta, que entendemos esencial para comprender el propósito y sentido de su creación; el de su vinculación a la historia de la masonería española.

En la creación y formalización de la plaza, sus edificios y su historia, concurren las figuras de tres personajes principales y alguno secundario vinculados todos ellos de forma decisiva a la historia de la masonería española: José Bonaparte, el arquitecto Juan de Villanueva y el VIII Conde de Montijo. Si la analizamos con detenimiento encontraremos las pistas que nos dejo cada uno.

 

Solicitamos tu permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento de Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Te recomendamos que accedas a nuestra políticas de cookies y revises las cookies que estamos utilizando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar