El origen del deporte madrileño

GINER EN EL CAMPOUn fin de semana cualquiera en Madrid capital y en los pueblos de alrededor, podemos disfrutar del deporte profesional y amateur desde todos los ángulos posibles, practicándolo o viéndolo como ferviente espectador. A lo largo de la semana podemos seguir a nuestro equipo favorito de fútbol, planificar los paseos que vamos a dar en bicicleta por El Pardo o distraernos con largas caminatas. También tenemos la posibilidad de visitar algún museo deportivo de los muchos que tenemos en nuestro entorno.

El deporte se ha convertido, para muchos, en uno de los alicientes de nuestro tiempo libre; disponemos de parques, pistas para correr, y toda la información del mundo en los medios de comunicación social.

Pero esto no siempre ha sido así. Indagando en los orígenes del deporte, averiguamos que es el fruto de la herencia recibida de una serie de hombres avanzados a su tiempo que vieron en el sport inglés un sistema de vida nuevo y que era necesario importarlo a España. Buena parte de esto se lo debemos a Francisco Giner de los Ríos y a su Institución Libre de Enseñanza (ILE), radicada en Madrid a caballo entre los siglos xix y xx, y nosotros hemos tenido la suerte de beneficiarnos de su legado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies