Déjate llevar de la mano de nuestra revista a través de fotografías, imágenes, ilustraciones, gráficos y mucho más…

obeliscoSon muchos los casos de estatuas conmemorativas o conjuntos escultóricos que han cambiado de emplazamiento a lo largo de los años por motivos políticos, reformas urbanísticas o circunstancias históricas que lo justificaban en su día.

En la actualidad, existen algunos ejemplos como los del monumento a Agustín Argüelles, el de Benlliure a Goya o el posible traslado de la estatua de Álvaro de Bazán, propuesto recientemente por el Ayuntamiento de Madrid.

El artículo que escribe Juan M. Toledano Cerrato se refiere al conocido como “obelisco de la Arganzuela”. Fue erigido en 1835 por el rey Fernando VII en conmemoración del nacimiento de su hija primogénita, la futura reina Isabel II.

En un principio estuvo en la actual glorieta de Emilio Catelar. En 1908 el obelisco fue desmantelado y enviado a la Plaza de Manuel Becerra y a los sesenta y dos años de su implantación en aquel lugar volvió a ser trasladado. En esta ocasión fue a parar a una parcela residual lindante con el río Manzanares, donde se quedaría, finalmente, con algunos cambios.