Fernando de Castro, un leonés en Madrid

Fernando de CastroFernando de Castro era natural de Sahagún (de la comarca de León), pero pasó gran parte de su vida en Madrid. Son muchas y muy buenas las biografías que se han escrito sobre él, pero lo que este artículo pretende resaltar es su labor sacerdotal, universitaria, benéfica y cultural en la capital del reino.

Su temprana vocación religiosa le lleva a ingresar en la orden de franciscanos descalzos del convento de San Diego de Valladolid. A los treinta años llega a Madrid avalado por una trayectoria meritoria en varias instituciones leonesas y por sus buenas relaciones con Patricio de Azcárate y José de la Revilla.

En sus primeros años en la capital se dedica a la enseñanza, primero en el Instituto de San Isidro y después en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central. Fue en este tiempo cuando Castro es nombrado predicador supernumerario de la reina y capellán de honor.

Su nombramiento como catedrático y después como rector le lleva a realizar los proyectos más destacados para la cultura española. Apoyó enérgicamente el Ateneo de Señoras y las Conferencias Dominicales para la Mujer y después, crearía la Escuela de Institutrices y la Asociación para la Enseñanza de la Mujer.

 

Solicitamos tu permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento de Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Te recomendamos que accedas a nuestra políticas de cookies y revises las cookies que estamos utilizando. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar